Smartphone a su pesar

Se barajó la posibilidad del robo como móvil. Mejor dicho: el sujeto fue sustraído del lugar del crimen y sólo se halló un móvil atravesado por una bala y emitiendo un leve pitido. Una aplicación aún operativa era capaz de barajar todas las posibilidades; incluyendo la de librarse del aparato pegándole un tiro -como era el caso. El sujeto robado aún se busca, con la dificultad que entraña el que no esté expuesto al denominado “permanently engaged syndrome” y que no emita señal GPS alguna.

Tus comentarios