Minipiso

Se convirtió en un experto miniaturista gracias a un curso por correspondencia. Su mayor logro, abrirle el cráneo a una figura de porcelana e implantarle una réplica del sistema solar. Contemplar el espacio ayuda a tener las ideas claras, sobre todo en un minipiso sin ventanas. Por eso, cuando examinó con lupa aquella mansión de quince centímetros cuadrados, donde una familia numerosa vivía cómodamente, le dijo al viajante que no, que como podía comprobar no tenía sitio y que además le resultaba prohibitiva.

“Ejem, bueno, siempre podemos renunciar al jardín”, dijo contrariado el vendedor tratando de cambiar de postura.

Tus comentarios