Lapsus

Cuando levanté la vista del libro con intención de repetir mentalmente la última frase, el chico del asiento de al lado se me adelantó y la citó textualmente. Al rato, todos los pasajeros del vagón comenzaron a repetirla como si se tratase de la buena nueva.

No pude volver a concentrarme en la lectura porque las palabras se habían vuelto borrosas sobre el papel. Ni siquiera fui capaz de recordar el libro que estaba leyendo hasta que cerré las tapas.

Visto 1.254 veces36

Tus comentarios