La patita

La próxima vez que me la pidan la voy a dar a la primera, sin sacar la lengua como un idiota y mirando para otro lado con desdén. Así  comprenderán que no la doy por gusto, sino porque no puedo evitar no darla. «¡Mal hecho! – dirán algunos tirando de manual -, hay que tener buenos modales y no morder la mano que te da de comer ». Claro. «Antes es preferible morderse la lengua ». Ya lo hago. «Lo más conveniente es mostrar nuestra condición sin cinismos de ningún tipo: salivar ante la comida, arrascarse aunque a uno no le pique nada, caminar en círculos, ir a por el palito si te lo lanzan, hacerse el muertito y también, muy de vez en cuando y sin pasarse, pedir un aumento de sueldito».

Tus comentarios