Fugaz

Despertó asomado al abismo. Se sentó pero el sueño le vencía y precipitaba al vacío. Miró por la ventana desvencijada y vio las calles rotas por la lluvia de meteoritos. Incluso se cayó una estrella sobre el tejado de enfrente y titilaba con un ligero temblor.

Tus comentarios