Autopsia

Sintió un picotazo en el gaznate y comenzó a tener problemas para hablar. Los jefes alabaron su mesura, pero no así sus compañeros. Como apenas tenía qué decir,  ni siquiera ante las rebajas salariales, fue reprendido por los suyos:  “El que calla, otorga”.

Se quedó sin voz e ingresó en el hospital. Al poco, dejó de responder a la ventilación mecánica.

Los forenses extirparon un huésped excepcional de su tráquea. Un pergamino antiquísimo en el que los grafólogos hallaron un contrasentido: los renglones no subían ni bajaban un sólo milímetro pero los puntos sobre las íes estaban desplazados hacia delante.

Visto 1.384 veces41

Tus comentarios