Volveré a dormirme

Con mi teléfono móvil filmaba a un tipo escurridizo como una ardilla, lo perseguía por las calles como si de él dependiera mi vida. Se paraba en seco, se volvía hacia mí y se despachaba a gusto sobre algún asunto que no recuerdo pero que me hacía sentir muy feliz. Le escuchaba admirado, con la […]

Visto 63 veces5

Una velada magnífica

Sólo los elegidos deciden su muerte y se convierten en héroes. Por eso redactó su propia esquela y a hurtadillas pegó copias por el pueblo. ✞ Sr. Fulanito de ***, criatura de Dios, nieto, hijo, esposo, padre y abuelo (tirano y opresor) decidió acabar con su vida hoy mismo, en un acto generoso que conocerán durante el […]

Visto 152 veces12

Por el camino del medio

Creí que nada podía ponerse en medio de lo que yo quisiera. Que todo era para mí por ser yo. Anoté mis sentimientos como un idiota orgulloso y pensé que bastaba con chascar los dedos para tenerlo todo, que todo lo que se me negaba acabaría por encontrarme. Me convencí, además, de que entre mi cabeza […]

Visto 206 veces16

La patita

La próxima vez que me la pidan la voy a dar a la primera, sin sacar la lengua como un idiota y mirando para otro lado con desdén. Así  comprenderán que no la doy por gusto, sino porque no puedo evitar no darla. «¡Mal hecho! – dirán algunos tirando de manual -, hay que tener […]

Visto 732 veces22

Únete a él

Su peor enemigo tiene su mismo nombre. A fuerza de repetirlo y maldecirlo se ha olvidado de semejante coincidencia. Y al recalar en este importante detalle y, a la vez, darse cuenta de que nunca, jamás, ha creído en las coincidencias ni en las casualidades, comprende que los nombres que son únicos sirven para esclarecernos […]

Visto 406 veces20

Lo que más extraño es mi sombrero

Era un sombrero de copa alta, hecho de piel de castor y de dimensiones extraordinarias. En un doble fondo ocultó siempre documentos inconfesables y dinero de dudosa procedencia. Pertenecía a un tipo desgarbado, de seis pies de alto, cuya sombra hacía desmayar a las damas, llorar a los niños y aullar a los perros. Pasado […]

Visto 491 veces20

Spasibo!

Fidel se había afeitado la barba. Mejor dicho: se la habían afeitado con la disculpa de hacerle una intervención maxilar -que no militar. Estaba dormido de esa guisa, lleno de marcas rosáceas en la cara, transmitiendo la misma sensación que un puercoespín aplastado en la carretera. Balbuceaba palabras inconexas y terminó por abrir los ojos […]

Visto 481 veces24

Incendio

Apenas tenía quince años cuando la conocí. Dentro de las tierras del amo ocupábamos una pequeña parcela cercana al río, a pocos metros de los alambres de la finca. Nuestra labor básica era abastecer de leña seca la chimenea del señor. Por eso mi casa materna almacenaba troncos por todas las esquinas y por eso […]

Visto 710 veces20

En el hoyo

Había cavado el pozo olvidándome del propósito inicial de mi trabajo. Una vez dentro, todo empezó a tener sentido. Las nubes eran auténticas, recortadas por aquel halo de tierra no tenían posibilidad de ser comparadas con ninguna otra forma a la vista. Y el sol, que apenas veía de lleno más de cinco minutos, transitaba […]

Visto 644 veces21

Silencio, por favor

Parte de forma tosca la langosta y no es capaz de hincarle el diente sin saltarse la etiqueta. Se chasca los dedos en la sobremesa y no dice ni pío de Brahms, ni de sus variaciones para piano sobre un tema de Paganini. Le han conseguido un concierto pero no está dispuesto a agradecerlo. Ni […]

Visto 666 veces23

Les diré lo que ustedes quieran

Cualquiera puede despertarse siendo un papagayo. Lo dicta la naturaleza: ahora eres hombre, ahora un monstruoso insecto, ahora un papagayo que no deja de sacudir la cabeza ante el espejo y que al rato, atraído por los objetos brillantes, echa a volar desde la ventana. Soy un papagayo de casi dos metros de altura y creo que […]

Visto 1.034 veces30

Mi posición exacta

Si en esta vida llegan a escuchar “que Dios les bendiga” en boca de alguien que se niega a soltar el timón, creo que pueden darse por satisfechos. Un capitán que se hunde con su barco es menos común que un pingüino en el desierto. Y si además éstas no son las últimas palabras que oyes, o sí, […]

Visto 931 veces35